Fiorella Chiappe, talento argentino

Conoce la historia de la joven atleta Fiorella Chiappe Madsen, especialista en heptatlón, que goza de un próspero presente y gran proyección internacional.

De padres argentinos, pero nacida en Barcelona, Fiorella comenzó a codearse con el atletismo a los 6 años en la ciudad que la vio nacer. A los 13 años se radicó con sus padres nuevamente en la Argentina y continuó con su entrenamiento. Satisfacciones deportivas, vida cotidiana y objetivos por cumplir fueron algunos de los ejes de la entrevista.

fiorella

-Contanos, ¿de qué se trata el heptatlón?

Es una disciplina del atletismo que consta de 7 pruebas que se dividen en dos jornadas. En la primera jornada se realizan 100 mts. con vallas, salto en alto, lanzamiento de bala y 200 mts. Mientras que en la segunda jornada se realiza salto en largo, lanzamiento de jabalina y 800 mts.

Cada prueba tiene una tabla de puntajes y el que gana, es el que consigue el mejor promedio de estas 7 pruebas.

-¿Con qué prueba, de todas las que encierra el heptatlón, sentís que tenés más condiciones?

-Disfruto mucho del salto en largo, salto en alto y 800 mts. Me siento cómoda en todas, pero en esas me destaco más. En este deporte, hasta que uno no se desarrolla completamente, no sabe a qué prueba se va a dedicar, entonces te vas desarrollando un poco en todas y eso te da una base para que el día de mañana puedas decidir qué hacer.

-¿Hasta qué edad practicaste atletismo en España?

-De los 6 a los 13 estuve en España. Empecé jugando y recién cuando regrese a la Argentina, a los 14 /15 años, incursioné en el atletismo más competitivo y comencé a participar en algún que otro torneo.

-¿Qué diferencias encontrás entre el atletismo de formación de España y el de la Argentina?

-En primer lugar la accesibilidad. Allá, si una persona quiere practicar atletismo, tiene una pista en cada ciudad, en cada pueblo por pequeño que sea. Y acá no sucede lo mismo. Tenemos 2 pistas de tartán en el CeNARD y otra en La Plata. Después tenemos parques con pistas de tierra a la que concurren chicos que les gusta el atletismo y le ponen toda la onda para poder insertarse en el deporte. Pero la realidad es que se podría convocar a muchos más chicos si tuviésemos los materiales, hay mucha materia prima. Lo ideal es que los chicos estén en contacto con las pistas de tartán y tengan materiales para trabajar. Esto hace la diferencia y es lo que motiva a querer ser el día de mañana un gran atleta, querer desarrollarse y entrar al mundo del deporte.

Se hace difícil para un chico que está en plena etapa formativa, no tener los materiales ni el contexto profesional adecuado para acelerar su formación.

Es cierto lo que decís, pero tampoco hay que descuidar las etapas más chicas, que es cuando hay mayor captación y adhesión. Cuánto menos edad tienen los chicos, más se enganchan con el deporte y pueden incorporar desde edades tempranas otros hábitos. Me refiero a chicos de 7 u 8 años, que si a esa edad entran en el deporte y lo conocen, van a querer quedarse en este ambiente por siempre.

-¿Qué pasaría si la infraestructura española estuviese en nuestro país?

-Tendríamos cantidad y calidad de atletas. Ya hay muchos chicos que practican, pero si se implementara el modelo español, estaríamos hablando de una mayor cantidad de chicos en el deporte con un alto nivel.

-Estás por pegar el salto al atletismo profesional. ¿Pasa por tu cabeza estar en los Juegos Olímpicos?

-Es un sueño. Iremos paso a paso, si se da, se da, pero intentaremos acercarnos. Igualmente tenemos otros objetivos primero. Veremos.

Compartir..