El boom del running femenino en Chile

El boom del running femenino en Chile

Por Paola Castelvecchio

Un poco tímida pero bien curiosa, hace 4 años me paraba en la línea de largada de mi primera competencia, una carrera de 8 km organizada por Brooks exclusivamente para mujeres: increíble la energía que llenaba el aire, fascinante el hecho de que todas estuviéramos conectadas por una misma pasión. Bajo la mirada somnolienta de maridos y familiares podría decir que no éramos más de 1200. Pero ahora la escena ha cambiado: ya no es necesaria una convocatoria ‘rosada’ para que salgamos a correr, el Running es parte de nuestra cotidianidad, es nuestro estilo de vida. Los números hablan: la versión 2016 del MDS registró más de 8000 mujeres participando en las tres distancias (10, 21 y 42k) sobre un total de 28.000 inscritos.

Abundan las ocasiones para reunirnos y disfrutar juntas de esta gran pasión y es un gusto ver que cada vez la escena local pone mucha más atención en nuestras necesidades. ¿Cómo? Con Running teams, prensa, redes sociales, productos sólo para nosotras.

JUNTAS ES MEJOR
Sea por sendero o por asfalto, encontrarás un team que satisface tus necesidades: desde las aperradas Top Runners que se lanzan en ultra trails y carreras de endurance, hasta She Runs, equipo joven siempre presente en las competencias de calle.

Aunque no sea mi caso, ser parte de un equipo de Running especializado en mujeres, trae beneficios compartidos. Juntas nos sentimos más seguras, comprendidas y hasta diría que nuestras habilidades se potencian: el secreto está en compartir con ‘especímenes’ similares a nosotras. Se comparten tips de cuidado, consejos de las que quieren hacer mucho kilometraje, se comparte lo aprendido por ensayo de error: porque no existe un manual de Running universal y menos, un manual de Running para mujeres. Chile está surgiendo, las chicas corredoras están sumando cada vez más experiencia en términos de calidad y cantidad de kilómetros.

NIVEL CARRERA
La comunidad de Running se ha ido expandiendo de una manera muy rápida, la escena femenina en Chile se ha ido fortaleciendo y especializando: las páginas de resultados de las principales carreras nacionales están reventando con cronos de alta calidad y ahora lograr alcanzar peldaño en el podio no es tarea tan simple. ¿Qué mejor motivación para seguir entrenando duro?. No estoy hablando de mí, hablo en nombre de todas: las peleas entre las top 10 son cada vez más arduas, ya no son las mismas caras de siempre, cada fin de semana se descubre algún talento nuevo, alguna chica que creyó en sus capacidades y salió a la calle a demostrar que correr es cosas de nenas también.

Es un agrado observar que el abanico de corredoras es muy variado: te encontrarás con la teenagers en ciernes, con la mamá de familia y hasta con la nona jubilada: con un número enganchado a su polera y los cordones bien apretados que borran todas las diferencias sociales y económicas. Debo mencionar que un nicho de ‘rude girls’ que me llama mucho la atención se está consolidando en la escena chilena del trail. Si bien de por sí esta es una disciplina hermana del Running, el trail requiere que las participantes sean un poco más atrevidas: se sale de la seguridad condicionada de la calle para experimentar y testear nuestros límites sobre el sendero, por montañas y bosques; puede que pases frió, cansancio extremo, soledad…te puedes caer, rasguñar, ensuciar hasta las orejas. Muchas de nosotras decidieron cambiar un par de zapatillas de pista por unas con grip agresivo y cobertura en GoreTex: lo que no nos mata nos hace más fuertes y el Running es catalizador de esta evolución.

LA FAMILIA
Me encanta observar lo que pasa a mí alrededor, me gusta reconocer patrones de comportamiento porque son los que definen una sociedad; la realidad cotidiana de las chilenas tiene un común denominador: la familia. Y esto lo dice una tana, ¡ojo!

La fuerza de este cordón umbilical predomina mucho más aquí que, por ejemplo, en mi país natal. Me asombra ver cómo el núcleo familiar es parte de la experiencia de Running de la mujer: la apoya, la alimenta, la alienta. Son miles las escenas que me derrite el corazón de papá+hijo esperando que la mujer cruce la meta, las pancartas llenas de cariño y orgullo de las mamás que apoyan de manera incondicional las temerarias hijas corredoras. Pero también estamos nosotras, las que no tenemos raíces en el país; sin embargo, nuestra familia es la comunidad, nuestra familia son las amigas que nos tiran a tope hasta la meta.

Si entonces comparo mi situación actual de runner chilena (adoptada) y miro hacia atrás a ese día de mi primer 8K, veo un abismo. Una explosión de hechos deportivos y sociales increíbles que seguramente más chicas habrán vivido conmigo. Dejándome llevar por una ola de positivismo puedo afirmar que, aunque la realidad esté todavía un poco cruda o inmadura, las oportunidades de crecimiento que tenemos son grandes y los limites están todavía muy lejos: nos esperan muchos kilómetros más por re-correr. ¡A seguir rodando mujeres!

Si quieres conocer más a nuestra colaboradora Paola Castelvecchio (Italiana viviendo en Chile), puedes entrar en su Instagram, Twitter o Facebook.

Compartir..