El cuidado de los pies de una corredora

El cuidado de los pies de una corredora

Por Lic. Marcelo Giroldi 

¿Qué tienen en común las mujeres que están empezando una actividad aeróbica, corredoras que llevan tiempo entrenando y las atletas profesionales?  Un denominador común, los problemas que presentan en sus pies.

En este artículo encontrarás algunos consejos  para que puedas caminar, correr y practicar tu actividad sin riesgos. Para ello vamos a comenzar desde afuera hacia adentro:

  • El calzado

La mejor manera de elegir tu calzado correcto, es haciendo un análisis de tu pisada. Existen lugares especializados que te estudian tu pisada mediante sistemas computarizados, como el sistema Footscan, por ejemplo; o video-informáticos, es decir, que te filman el trote o la carrera y te dan información sobre tu pisada. Como las zonas de mayor o menor presión. Así sabrás más a conciencia que característica tiene tu pisada, y de esa manera podrás seleccionar la marca y el modelo correcto para tus pies.

Existen 3 tipos de pisadas para la selección del calzado:

  1. Supinadora. Cuando la carga en el pie se lateraliza sobre todo el borde externo, principalmente en la zona del talón. A veces acompañado de un excesivo arco interno, también llamado pie cavo.
  2. Pronadora. La carga del pie se encuentra en borde interno del talón, generalmente el arco vencido, un pie plano, y sobrecargamos también el dedo gordo.
  3. Neutra. Las cargas en el pie están equilibradas, no hay ni lateralización, ni sobrecarga interna.
  • Plantillas Personalizadas   

Otra información que te dan los estudio de la pisada es la necesidad, en mayor o menor medida, de usar plantillas por algún problema de pisada, o simplemente para prevenir lesiones en zonas articulares por el impacto. Las hay de diversas características, pero siempre deberán ser personales, es decir, sólo para tus pies.

  • Las medias

Siempre es conveniente usar medias o de algodón, o aquellas que son especificas para  running que van desalojando la transpiración del pie hacia afuera, manteniendo mayormente seca la piel. Las hay de punta entera y de dedos por separado, eso ya será a gusto de la corredora. Lo importante es que te sientas cómoda y tus pies estén a una temperatura media, ni muy calientes ni muy fríos.
Existen también las medias de compresión que cumplen la función de favorecer la circulación de retorno, es decir, la venosa. De esta manera también nos aseguramos una correcta temperatura en los pies y menor cansancio por una circulación adecuada de retorno.

  • Las Uñas

Todas alguna vez tuvieron que parar de entrenar por el dolor que produce un mal corte de las uñas. Lo mejor es acudir a un Podólogo/a. Si quieres hacerlo tú misma, deberás contar con el alicate adecuado y ser muy cuidadosa con el largo de la uña. Nunca cortarlas antes de un entrenamiento o una carrera, siempre con 3 o 4 días de antelación.

  • Callosidades

Las callosidades o durezas son, en general, defensas de la piel a sobrecargas. Por eso es importante estudiar tu pisada a ver si necesitas plantillas.Y acudir al profesional para que limpie la zona como corresponde.

  • Ampollas

Son el producto de fricciones o presiones, repetidas en una zona, como por ejemplo el arco del pie, o las puntas de los dedos. Deberá desalojarse el liquido que tienen pero sin sacar la piel o pellejo. Protegerlas con algún apósito delgado, esa protección te asegura que pueda curar, sin la fricción sobre la zona herida.

 

Si quieres conocer más en detalle a nuestro Podólogo Marcelo Giroldi puedes seguirlo en Facebook, Twitter o contactarlo a través de su página web pinchando aquí.

Compartir..