El sudamericano de Cuenca, la última chance para Buenos Aires 2018

El sudamericano de Cuenca, la última chance para Buenos Aires 2018

La ciudad ecuatoriana de Cuenca será escenario el próximo fin de semana del 24° Campeonato Sudamericano U18 (antes “Sudamericano de Menores”), recinto al que regresa después de tres décadas. El estadio que lleva el nombre de Jefferson Pérez, el más grande deportista ecuatoriano de la historia y que es oriundo justamente de esa ciudad, recibirá a los mejores U18 de la región, en una circunstancia muy especial: el 1° de julio vence el plazo para la obtención de índices en la categoría, que les permita a los atletas ubicarse en puestos topes del ránking y clasificar así para los Juegos Olímpicos de la Juventud, a realizarse en octubre en Buenos Aires.

Cada continente tiene una cantidad de plazas asignadas según la especialidad, lo que es muy variable. Por ejemplo, América puede clasificar 12 velocistas en 100 metros, pero apenas 1 atleta en 3.000 metros o salto con garrocha. Y cada país sólo puede tener un atleta por prueba.

Hasta el momento, hay varios atletas argentinos con chances muy fuertes de clasificar: Nazareno Sasia en bala y disco, Pablo Zaffaroni en garrocha, Julio Nobile en martillo y Gustavo Osorio en jabalina. Y otros, que buscarán su chance en Cuenca.

Zaffaroni, con su registro de 5.25 metros obtenido en la gira por Estados Unidos, lidera ampliamente el ránking continental, asegurándose su plaza olímpica. A nivel mundial, está en el tercer puesto, en una lista liderada por el noruego Pal Haugen Lillefosse (5.45) y el ruso Dmitry Kachanov (5.30).

En lanzamiento de bala, América dispone de cuatro plazas y una será para Sasia, cuyo registro de 20.31 lo ubica tercero a nivel mundial y segundo a nivel continental (el cubano Juan Carlos Vázques está primero con 20.60, seguido a dos centímetros por el chino Jialing Xing). En disco, Sasia tiene 61.52 m este año, que lo colocan 2° en América -detrás del brasileño Vitor Gabriel Motim- y 8° a escala mundial.

Nazaren Sasia

Tanto Nóbile (72.10 en martillo) como Osorio (69.87 en jabalina), si bien no están en puestos tan altos a nivel mundial, sí mantienen su liderazago continental, lo que les asegura su plaza olímpica.

Estos cuatro nombres aparecen también como candidatos al podio en Cuenca, donde el equipo argentino es muy fuerte en el sector masculino. Nombres como Pedro Garrido en 400 con vallas, Gastón Benítez en alto o Luciano Méndez en triple también llegan con aspiraciones a Cuenca, tanto para pelear por medallas como por una marca que los eleve en el ránking hacia los Juegos. El mediofondista Dylan van der Hock está entre los mejores del ránking de 3.000, pero allí hay sólo una plaza disponible y -debido a la altitud de Cuenca- no tendrá la oportunidad de una buena marca. El plantel también incluye al velocista Dan Gamarra (que viene en proceso de recuperación de un desgarro), el cuatrocientista Joaquín Gómez, Tobías Kaloghlian en 400 vallas (quien ya tiene la marca para los JJOO), Nicolás Viera para el decathlon y otro destacado lanzador con aspiraciones al podio, Lázaro Bonora.

En damas, la posibilidad de una plaza olímpica se presenta más difícil. El equipo argentino es integrado por María Verónica Pérez Manzini en 800, Candela Beláustegui en 400 vallas, Indiana Holgado en alto, Sofía Aylén Levrino en largo y triple, Luciana Gómez Iriondo en garrocha (clase 2003), Caterina Massera en martillo y Agustina Martínez en heptathlon.

 

Compartir..