Los escandalos de la IAAF ahora salpican a Coe

El presidente de la IAAF es embajador global de Nike desde 2012

1448462968_extras_noticia_foton_7_1

Según un informe de la cadena británica BBC el actual presidente de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF por sus siglas en inglés), Sebastian Coe, ejerció presiones para designar a Eugene (Estados Unidos) como sede del Mundial de atletismo 2021. El canal afirma haber tenido acceso a un correo electrónico entre directivos de la empresa Nike y responsables de la candidatura de Eugene -sede central de la marca- que refleja que Coe utilizó su influencia para que el Mundial se celebre en la ciudad estadounidense, cerca de la sede central de la firma de material deportivo.

“He hablado con Seb esta mañana. Hemos tratado diversos temas, pero le pregunté específicamente sobre 2021. Ha dejado claro su apoyo por un 2021 en Eugene”, señala Craig Masback, director comercial de Nike, a los responsables de la candidatura, Vin Lananna y Robert Fasulo, en correo electrónico fechado el 30 de enero. También se señala que Coe habló sobre la nominación de Eugene con el entonces presidente de la IAAF, el senegalés Lamine Diack, quien habría asegurado que no pensaba “tomar ninguna acción” en favor de la ciudad estadounidense.

En abril, sin embargo, Diack propuso una votación para saltarse el proceso de adjudicación habitual y nombrar directamente a Eugene sede del Mundial, una idea que fue secundada por 23 votos a favor, uno en contra y una abstención.

Desde que fue nombrado presidente de la IAAF en agosto, Coe ha defendido su papel como embajador global de Nike, puesto que asumió en 2012 y le concede un sueldo aproximado de 142.000 euros, según los medios británicos. “He estado con Nike desde 1978, no es un secreto. (…) No creo que ningún otro candidato sea más transparente sobre sus intereses y lo que hace”, afirmó Coe poco después de ser nombrado máximo responsable de la Federación.

Diack, por su parte, se ha visto implicado en una investigación por corrupción en Francia tras abandonar la presidencia de IAAF después de 16 años en el cargo. El expresidente está acusado de haber aceptado dinero de la Federación rusa para ocultar casos positivos de dopaje. Su hijo, Papa Massata Diack, dimitió a finales de 2014 de su puesto en la IAAF, donde se ocupaba de la mercadotecnia, tras haber sido implicado en un caso de corrupción similar.

Fuente: Diaro Marca.com

Compartir..