Los récords no se tocan

Los récords no se tocan

La medida perseguía acabar con los registros sospechosos con el fin de iniciar una nueva era.

Usain Bolt, con el electrónico que recogía su récord del mundo de 200 en Berlín 2009. REUTERS

Ha sido, sin duda, la medida más polémica propuesta por la Federación británica para un atletismo limpio: resetear las plusmarcas mundiales para borrar las obtenidas de forma sospechosa e iniciar una nueva era en este deporte.

Aunque en los rankings de la IAAF permanecen muchos registros de más de 20 años de antigüedad sobre los que revolotea la desconfianza, numerosas voces se han mostrado contrarias a poner los contadores de los récords mundiales a cero sin más pruebas que la sospecha.

Entre esas voces se erigen las de los atletas españoles, que defienden la limpieza en el atletismo pero que rechazan, en su mayoría, la propuesta británica, entre otras cosas por la dificultad de llevarla a cabo. “¿Dónde estaría el límite? Los récords están ahí para batirlos”, se pregunta Ruth Beitia, campeona de Europa y bronce mundial en altura. “Se puede sospechar de algunas marcas, pero no hay pruebas, por lo que sería injusto para los atletas que han logrados récords mundiales sin trampas”.

La deportista Española, además, cree que sería complicado de ejecutar la medida, por todos los costes económicos que supondría para patrocinadores y para la Federación Internacional una lluvia de registros mundiales. “¿Estarían dispuestos a asumir ese coste? Porque en los contratos se recoge cuánto habría que pagar al atleta si hace un récord del mundo. Me parece difícil que esta medida llegue a buen puerto”.

De la misma opinión es Antonio Abadía. “Es positivo que al menos se empiecen a cuestionar algunas cosas, pero en esto de las marcas faltan datos. Es una utopía llevarlo a cabo. Somos lo que somos por la historia que hemos vivido. A nivel internacional es difícil porque no se puede saber quién logró récords gracias al dopaje. Lo mejor es establecer unas normas concretas a partir de las cuales se empiece a funcionar”.

También Pablo Villalobos cree que es una medida extrema. “Sólo me parecería adecuada si tras resetear los registros se estableciera un escenario muy claro para los nuevos récords, como que sólo pudieran realizarse en Golden League y campeonatos internacionales importantes, como Juegos, Mundiales o Europeos, y que se guardaran todas las muestras para reanalizarlas al cabo de los años. Es una propuesta llamativa, pero no efectiva. Creo que hay otras medidas mejores”.

 

Fuente: Marca.com

Compartir..