Miedo: el autoboicot pre carrera

Las carreras de calle, las rápidas, esas que esperás con ansias para bajar tu tiempo…al final pueden hacer que bajes tu rendimiento. ¡A mi me pasa y me odio!

Pre temporada cumplida, trabajo completo. Pasadas cortas, pasadas largas, fondos largos y cuestas. Todo, todito el trabajo hecho. Pero siempre, invariablemente, cuando se acercan las primeras carreras rápidas del año, me estreso y rindo menos. ¡Los riesgos del miedo y el autoboicot!

No se si es angustia, miedo a no lograr nuestro objetivo: bajar el mejor tiempo del año anterior, o ese espíritu competitivo insoportable que tenemos muchos corredores (por más amateurs que seamos). Pero la cuestión es que dos semanas antes de una carrera, como dicen los franceses: “yo me cago”. Otros más “científicos” lo llaman “Síntoma Capreco”: cagaso pre competencia.

altAjeJ9Wd3x8pWmfEQVocAFrIc0jJ3vhnVYQB8SLR3aU0R

¿Saben por qué los corredores llegan a la meta con una sonrisa? ¡Porque ya pasó el tormento! Porque YA ESTÁ. Pasa la presión por un par de semanas, hasta el próximo desafío. El tema es que esa “presión” que nos metemos es venenosa. Una presión mental desgastante. Mi entrenador Santiago Cisneros del Fila Running Team, cuando le pregunté me dio la razón. Me reconoció que es un autoboicot porque “te juega en contra para la carrera. Es como correrla antes de correrla, entonces llegás agotado a la largada,porque te la pasas pensando”. Es desgastante para uno y ni hablar para nuestros amigos y parejas, que no nos aguantan más y piensan que estamos limados…¡y lo peor es que tienen razón! …¡y lo peor es que nos encantaaaa! ¡BUUAAAAA. ASSHHHUUUUUDAAAAA!

edgar

Mi compañero Edgard dice que para correr hay que apagar la cabeza y correr liviano…lo envidio. Yo no puedo, les juro. La única vez que me salió fue en mi primera carrera. Yo no tenia ni idea. Me anotó mi entrenador de entonces. UCEMA 2010, esa fue mi primera carrera. Fui inocentemente y la corrí sin pensar, totalmente inconciente. Metí un carrerón ¡y hasta la disfruté!. A partir de la siguiente carrera nada volvió a ser igual.

Volviendo al MIEDO Y EL AUTOBOICOT, a veces la noche previa no podemos parar de pensar y hacemos lo que Santi Cisneros llama “hipótesis al pedo”. No dormimos, o dormimos poco y mal. A algunos la cabeza les va a mil y solo de pensar ya la adrenalina nos revolotea por todo el cuerpo y, encima, nos suben las pulsaciones…no es necesario, gente, ¡a la mañana siguiente la adrenalina nos va a inundar! En definitiva, no descansamos bien y llegamos muertos.

Para terminar, solo puedo desearnos a los corredores que aprendamos a sufrir menos, a disfrutar más, a darle una dimensión y perspectiva más realista a las situaciones deportivas. Recuperemos la inocencia y la alegria de la primer carrera porque, en definitiva, la mayoría  de nosotros no somos corredores de elite, sino que hacemos esto porque nos gusta y nos hace felices.

El audio completo, aquí

Compartir..