Valparaíso corre por peldaños históricos

Valparaíso corre por peldaños históricos

Por Gabriela Carrillo

El pasado 4 de junio se realizó Mil Peldaños, una carrera homenaje a las pintorescas escaleras y el entorno histórico de la ciudad de Valparaíso, en Chile. La única carrera de estas características que se celebra en toda Sudamérica. Y en mi búsqueda de vivir experiencias de running atípicas, Mil Peldaños resultaba novedosa y diferente, así que no dude un segundo en participar.

Esta carrera a diferencia de otras, se mide en peldaños, es decir, la cantidad de peldaños que sube y baja un competidor y está pensada para recorrer una distancia no inferior a los 4  Kilómetros. Ofrecen 3 categorías en las que te puedes inscribir: 3.000 peldaños para competidores de alto rendimiento (18 a 40 años),  2.000 peldaños para un nivel más general (18 a 60 años) y 1.000 peldaños orientado a jóvenes y capacidades diferentes (15 a 17 años).

La carrera fue creada por Álvaro Aguilar, profesor de Educación Física y productor de la misma, quien se inspiró en sus vivencias de niñez cuando junto un grupo de amigos del barrio se desafiaban en llegar a la cima de las escaleras de Valparaiso en el menor tiempo posible. Hoy ese juego de infancia es un evento deportivo que se desarrolla desde el 2015 con una excelente acogida. La inscripción es gratuita y patrocinada por el Puerto de Valparaíso en su afán de fomentar el deporte de una forma innovadora entre los habitantes de la ciudad. Este año y en su tercera versión, los cupos se agotaron en 5 días ¡todo un éxito!

Afortunadamente alcancé a estar dentro de los privilegiados, porque aunque había estado en Valparaíso, debo reconocer que la ruta de Mil Peldaños me llevó por un recorrido con una perspectiva distinta que me cautivó de principio a fin. 

Para quienes no conocen esta ciudad porteña, es importante mencionar que Valparaíso fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y por eso correr entre sus cerros y escaleras es un bonito desafío recomendable al 100%.

Es comprensible que al comienzo resulte un ejercicio dificil porque subir mil peldaños o más no es menor, pero el paisaje, los miradores y el mar de fondo te motivan todo el tiempo que dura la carrera y no queda espacio para sentir cansancio.

La ruta está diseñada para pasar por el sector patrimonial de la ciudad.  Recorre todos los edificios históricos y  las pintorescas escaleras: Morrison, Concepción,  de Piano, Templeman, Gálvez, Fisher, Apolo, y el Peral, incluyendo los paseos Atkinson, Gervasoni y Yugoeslavo. De esta forma, cuando terminas una escalera que puede parecer interminable, enseguida te recibe un paseo o un mirador a modo de descanso activo para luego bajar por otra y así.

Entre mis escaleras favoritas y que soñaba con conocer era la de Piano. Se dice que está entre las 10 más lindas del mundo y aunque tiene sólo 37 peldaños, fue un verdadero placer subirla más de una vez y admirar lo pintoresca y bien mantenida que está ya que se pinta todos los primeros días de cada mes.

No puedo dejar de destacar las escaleras Templeman y Fisher que podría catalogarlas como las más complicadas porque tienen  los mayores desniveles de alto largo y ancho de cada peldaño y parece que no terminan nunca. Aquí es indispensable estar muy concentrado para no dar un paso en falso. Y vaya que es difícil porque más encima ofrecen un panorama increíble de grafitis, colorido y detalles originales que inevitablemente se robaron mi atención.

Mil Peldaños, sin lugar a dudas, fue una experiencia de esas que guardaré con una medalla especial porque es una forma diferente y totalmente nueva de hacer deporte, incluye turismo y cultura y además, por la exigencia que conlleva, te prepara para desafíos de alto rendimiento.

 


Gabriela Carrillo - Staff Factor Running Mujer

 

Si quieres conocer un poco más a nuestra colaboradora Gabriela Carrillo (chilena viviendo en Madrid), puedes entrar a su cuenta de Instagram y Twitter.

Compartir..