Nike puso primera con el proyecto Breaking2 en el circuito de Monza

Nike puso primera con el proyecto Breaking2 en el circuito de Monza

Luego de varios meses de mucha especulación y debate, los tres atletas que fueron seleccionados para el proyecto de Nike para bajar las 2 horas en maratón, participaron en el día de hoy de un circuito en Italia para llevar adelante una prueba real de los planes y progreso del equipo de Breaking2. Justo por debajo de la primer hora, y luego de 21,098 kilómetros, el resultado fue un mix de indicios alentadores, algunas preguntas que aún persisten y preocupaciones que los atletas y los científicos esperan afrontar en las próximas semanas antes del intento por bajar las 2 horas del maratón que se llevará a cabo durante la primavera.
El reloj de la llegada indicó 59’17”, tiempo impactante para el medio maratón cuando Eliud Kipchoge cruzó la linea de llegada, bien por debajo de la meta estipulada, la cual era de 60’00”. Zersenay Tadese llegó en 59’41”, mientras que Lelisa Desisa quedó rezagado con un tiempo de 62’55” habiendo reducido el ritmo a menos de la mitad. (Estas marcas no son oficiales).
Antes del evento, el equipo de Nike insistió en que no se trataba de una carrera o incluso de una prueba clasificatoria; dijeron que era un entrenamiento formal por la compleja logística que demanda el reto. Brad Wilkins, uno de los científicos lideres del proyecto dijo ”No estamos evaluando el estado físico de los atletas sino a nosotros mismos”.
Teniendo eso en cuenta, los ritmos más rápidos de Kipchoge y Tadese se están acrecentando, especialmente si ellos no compiten agotando toda su capacidad. El rendimiento de Desisa no es necesariamente desastroso pero ciertamente debilitará su confianza para superar el reto de bajar las dos horas en el maratón.
La trayectoria del circuito, delineada por una línea blanca, estaba medida para que sean 2,400 metros de largo con el propósito de que las divisiones y las colchonetas cronometradas puedan ser puestas cada 200 metros en el circuito. (En realidad, el medidor de circuitos David Katz explicó que fueron 2,402.4 metros, incurriendo de esa manera en un error de 0.1% que, sin embargo, está dentro de los errores que tolera la IAAF)
Los corredores debían seguir un vehículo eléctrico Tesla especialmente equipado para la ocasión, manejado por un piloto de pruebas de Formula Uno, con un reloj en la parte trasera que mostraba el trascurso de los minutos, los parciales y además proyectaba el tiempo de llegada. Lo que entiendo es que un vehículo manejado por computadora podría violar las normas que establece la IAAF para medir el ritmo, así que la tarea de manejar a un ritmo constante requiere de una capacidad notable.
La alimentación tuvo lugar en el predio de la llegada, donde el científico de Nike Brett Kirby entregó botellas personalizadas y codificadas con un color a cada atleta desde una moto para que no tuvieran que disminuir el ritmo.
Tal vez el elemento más importante de la prueba fue el ritmo y la elaboración de la estrategia, cuya forma queda abierta para el debate. Los corredores comenzaron en una formación de diamante, en filas de 1-2-3-2-1, con Kipchoge, Desisa y Tadese completando las últimas dos filas. De acuerdo el tiempo transcurría, algunas liebres más frescas entraban y salían de la formación.
Sin embargo, vientos fuertes, y por supuesto el ritmo más rápido, causaron que se desintegre la formación.
De acuerdo al esquema, Kipchoge y Tadese corrieron la vuelta final de 2400m solos, un indicio de que tal vez el equipo esté considerando la posibilidad de correr la recta final en un formato totalmente legal y apto para ser récord mundial. Eso muestra que, después de los resultados de hoy, parece improbable que ellos sigan ese circuito, especialmente si los corredores no estuvieron lo suficientemente cerca en ese tramo final para beneficiarse el uno del otro en la formación.
El próximo paso que seguirá el equipo es analizar la información recolectada de los corredores durante el intento, desde la ingesta de pastillas para medir la temperatura muscular del abdomen hasta vendas musculares y sensores para medir la temperatura dérmica, antes y después de las mediciones de pesaje luego de una carrera, etc. Todo eso les indicará cuán duro han trabajado los corredores durante la media maratón y, lo más crucial, si serán capaces de mantener el mismo ritmo el doble de tiempo.
Tal como lo han estado señalando aquellos que se muestran escépticos del proyecto de Nike durante estos últimos meses, el reto requiere de un nivel muy alto, incluso con un circuito hiper optimizado y con zapatillas que mejoran el rendimiento del atleta. Pero, ver a Kipchoge cruzar el arco de llegada, sonriente y relajado, luego caminar sin apuro a un punto en el que el asesor científico Andy Jones lo está esperando para pesarlo… eso no parece ser imposible, especialmente cuando le preguntó cuán grande fue el esfuerzo realmente. Fue un 95%? 98? 100? Él sólo sonríe y dice ”6%, fue parte de mi entrenamiento”.
Nota original y fotos: Runner´s World
Traducción: Soledad Baltar para Factor Running
Compartir..