Operación Relevo: el ganador del Medio Maratón de Madrid y cinco atletas más, detenidos por dopaje

Operación Relevo: el ganador del Medio Maratón de Madrid y cinco atletas más, detenidos por dopaje

La policía arresta a Gizaw Bekele y desarticula una trama sospechosa de traficar con sustancias dopantes, a las que llamaban “zanahorias” y “guisantes”

Fuente: elpais.com

Cuando hablaban entre ellos, no decían inyecciones o pastillas sino “zanahorias” y “guisantes”. Así cuenta la policía la historia de las escuchas que les llevaron a detener el 13 de junio pasado, miércoles, a seis personas relacionadas con el atletismo en una operación antidopaje desarrollada en Calatayud (Zaragoza), Madrid y Valencia. Entre los detenidos un nombre llama la atención, el del etíope Gizaw Bekele Megerssa, ganador el pasado abril de la media maratón de Madrid, carrera en la que hacía de liebre.

Los demás atletas detenidos, según fuentes policiales, son su compatriota Abebe Mulugeta, el español Rachid Nadji, su esposa, Malika Asahssah, y los marroquíes Said Ataddi y Fátima Ayachi. Todos ellos declararon y fueron puestos en libertad. La operación policial la instruye el juzgado número 4 de Calatayud. Según la policía, en los registros les encontraron diversas sustancias dopantes: Eprex (EPO), hormona de crecimiento, insulina y testosterona. También les hallaron palometas y material para infusiones intravenosas.

La Operación Relevo —así bautizó la policía nacional su investigación— nació en enero pasado como nieta de la Operación Skype, la que desarticuló en 2012, gracias a la colaboración del atleta arrepentido José Luis Blanco, la trama de Mataró (Barcelona) que proveía al campeón olímpico Rachid Ramzi y al entrenador de Marta Domínguez, César Pérez; y como hija directa de la Operación Chamberí, la que en otoño pasado supuso la detención del campeón de Europa Ilias Fifa, sancionado por la agencia española antidopaje por posesión de sustancias dopantes.

Investigando a Fifa y a sus amigos, la policía descubrió que en los mismos hoteles que ellos cuando competían se alojaba Rachid Nadji, atleta del Club de Atletismo Unión Guadalajara y entrenador, de 41 años, quien observaba costumbres sospechosas. Tampoco le ayudaba que en el pasado hubiera cumplido una sanción de cuatro meses por dopaje ni que su esposa, la también atleta Malika Asahssah, cumpla actualmente, y hasta enero de 2020, una sanción de cuatro años por dopaje. Su pista les llevó a uno de sus pupilos, otro atleta marroquí, vecino suyo en Calatayud, y miembro del club de atletismo de Guadalajara, con el que ganó en febrero el campeonato de España de cross por clubes, en un equipo del que también formaban parte atletas como Sergio Sánchez y Aelemayehu Bezabeh, que han cumplido sanciones por dopaje.

A Ataddi, habitual ganador de las carreras populares en la región dotadas con premios de unas decenas de euros, lo siguieron los agentes un día en el que arrojó a la basura una bolsa que contenía ampollas vacías de productos dopantes, jeringas y cajas vacías de medicamentos.

La investigación se disparó. La policía descubrió que Rachid contaba con al menos 10 clientes y que el grupo obtenía los medicamentos utilizando tres vías: sustrayéndolos del hospital de Calatayud, aprovechando los viajes de atletas a entrenarse a Ifrane (Marruecos) o al sur de Francia, donde los adquirían, y mediante un correo, Abebe Mulugeta, de 21 años, que los llevaba en su equipaje cuando viajaba desde Italia, donde residía. Algunos de los clientes viajaban a Calatayud en AVE. También lo hacía Gizaw Bekele, residente en Madrid, quien, según la policía, actuaba como “conseguidor” de medicamentos ilegales para la trama.

Gizaw, de 31 años, vive en Madrid desde hace media docena de años. Es un fondista conocido en el Centro de Alto Rendimiento de Madrid, donde entrenaba a las órdenes de Antonio Serrano hasta que la dirección de las instalaciones, conocida su detención, le prohibió acceder. “Le he estado entrenando, sí”, dice Serrano, “pero no quiero saber nada de él. Por supuesto que no sabía nada de dónde podía estar metido”.

Las dotes de Gizaw, maratoniano de 2h 12m, las provechaba el mejor maratoniano español, Javi Guerra, para quien algunas veces hizo de liebre en tiradas de 30 kilómetros. En los casi seis meses transcurridos de 2018, Gizaw, un jornalero del atletismo de asfalto, se ha impuesto en tres medias maratones (Elche, Almería y Madrid) dotadas con premios que se acercan a los 1.000 euros. En Madrid derrotó a uno de los grandes nombres del atletismo de fondo español, Carles Castillejo, quien declaró: “Pensaba que Gizaw, que era la liebre, pararía, pero no lo ha hecho y ya fue demasiado tarde para alcanzarlo”. La mejor marca en la distancia de Gizaw es 1h 2m 19s, conseguida en marzo en Azkoitia. Su última competición, y su última victoria, tuvo lugar en Madrid el 3 de junio pasado. Fueron los 10 kilómetros de la carrera Liberty, en la que se impuso a Houssame Benaboou Azizi (campeón de España de media maratón) y de Fernando Carro, ganador el año anterior.

Compartir..