Pablo Villalobos del atletismo al trail running

Pablo Villalobos del atletismo al trail running

“Siempre he tenido fama de ser un poco cabra, pero no lo había podido demostrar porque había hecho poca montaña”, apunta Pablo Villalobos como carta de presentación a su reciente estrenada etapa en el trail running. Hace dos semanas se adjudicó el maratón de la prueba alpina de Canfranc (43 kilómetros). El sábado tomará la salida en los 46 kilómetros de Ultra Pirineu, en el Parque Natural del Cadí Moixeró, con salida y llegada en Bellver de Cerdanya.

La intención de Villalobos era correr este año la OCC (55 km) del Ultra Trail del Mont Blanc. Cuando se quedó sin dorsal, cambió el plan. Primero participó en Canfranc, última cita del Circuito Alpinultras. “Fue una prueba muy exigente. Sabía que iba a ser muy dura para mí por mi falta experiencia en la montaña. Me pasó factura. En las dos últimas subidas, aunque eran cortitas, me quedé sin piernas”, señala Villalobos.

Luego se fijó en Ultra Pirineu para no colgar las zapatillas de trail antes de tiempo. “Es una prueba corrible, se gana con cuatro horas. Puedo arriesgar y pelear un poco más adelante. Ganar será difícil porque habrá gente de mucho nivel”, apunta el campeón de España de maratón en 2011.

No le falta razón. Entre los participantes se encuentran el marroquí Ismail Razga, tercero en el Mundial de Skyrunning y campeón de la Kosta Trail y la Zumaia Flysch Trail. También tomarán la salida AbdelFatah Dalal o Albert Pujol.

Primera experiencia en 2014

Tras una trayectoria en ruta (desde el 1.500 hasta el maratón) Villalobos tomó contacto con la montaña en 2014. Fue una vía de escape, un camino para recuperar la ilusión por correr. Necesitaba desconectar tras quedarse fuera del Campeonato del Europa de maratón. “Fue una decepción no defender el título por equipos de Barcelona. Pensé que había hecho una buena puesta a punto”, confiesa. Había sido segundo en el Campeonato de España con 2h13’39”, pero la Federación Española endureció las mínimas. Tras quedarse fuera subió a la montaña. Participó en la Transalpine (293 kilómetros, divididos en ocho etapas).

Le gustó tanto la experiencia que ha vuelto este año. “Me decidí a probar más en serio. Ha sido muy positivo, además de que he tenido un rendimiento bueno.No sé si podré estar algún día peleando por cosas importantes en montaña, pero desde luego no se me da mal”, afirma el atleta extremeño.

Sus deseos de cambio le llevaron a descartar pruebas más explosivas como el kilómetro vertical o distancias en torno a la veintena de kilómetros. “Buscaba un puntito más y el maratón de montaña me lo da. Es una carrera que te permite correr entre tres y seis horas. Son distancias entretenidas y me gustan más por el componente estratégico de los avituallamientos. En futuro creo que hasta los 80 kilómetros me puedo defender bien”, afirma.

 

El trail ha entrado de lleno en la vida de Pablo desde la Transalpine. Este año también ha corrido la Zumaia Flysch Trail. Acabó tercero en una prueba que hizo las veces del Campeonato de España de clubes de montaña. En agosto ganó el Trail de Vall D’Aran (54 km), la primera prueba que corrió en montaña en 2014 como preparación para la Transalpine. Ha tomado contacto con alguno corredores de trail como Manu Merillas o Pablo Villa, gracias a las redes sociales. “Me he empapado del trail como aficionado. Me lio a ver vídeos de Kilian, de Tofol, de Luis Alberto, de Heras. Soy como un fan de ellos”, confiesa.

De momento combinará asfalto y montaña. A partir de octubre se centrará en preparar el campeonato de España de maratón (19 de febrero de 2017, en Castellón). También estará en la Behobia, siempre con preferencia por la ruta sobre el campo a través. Luego tocará de nuevo la montaña. En marzo se celebrará el Campeonato de España de Trail en Tenerife. “Es una posibilidad, el objetivo no va a ser ir a muerte para intentar ir al Mundial del año que viene, pero sí estar en pruebas que entran dentro de lo que me apetece correr”, comenta Pablo.

Villalobos destaca el ambiente familiar que impera en el trail running. Lo vivió en primera persona en Chamonix. Espera volver el próximo verano. “Iré con la familia en vacaciones, disfrutaré de la prueba. Lo veo como un popular más, pero en lugar de luchar por acabar, puedo pelear por hacer un Top 5”

Cree que pronto serán más atletas los que den el paso de la ruta a la montaña. “Siempre digo que lo que cuenta es correr, luego debes tener buena técnica, sobre todo en la bajada. A mí no se me da mal. En Canfranc era donde me despegaba de José Luis Berazaluce. En bajadas transitables, corribles, aunque haya piedras, me defiendo bien, además es lo que más me gusta”, comenta Villalobos.

 

 

 

 

Fuente: Marca
Compartir..