El día soñado de German Chiaraviglio.

Si había un atleta que se merecía tener su día de gloria en los Juegos Panamericanos, ese era Germán Chiaraviglio. Un atleta que sufrió mucho con sus lesiones y las presiones de haber sido un talento precoz.
Hasta se le cruzó por la cabeza dejar de competir porque se creía que no volvería a saltar como antes.

El camino en búsqueda de su mejor versión, lo empezó a transitar en marzo de 2014, en Santiago de Chile, en los Juegos Odesur, donde German fue subcampeón con 5.35mt. Luego, en junio, en un meeting en Alemania logró saltar la varilla ubicada en 5.51mt, ocupó el tercer puesto en ese momento.

En agosto, con una marca de 5.20mt ganó el pasaje a estos Juegos Panamericanos, porque se consagró campeón en el Festival Deportivo Panamericano, disputado en el DF mexicano.

Pero el gran repunte se vio este 2015, en marzo saltó 5.65mt. Con esa marca se clasificó al mundial de Beijing, (que será en agosto). Satisfacción porque luego de siete años logró superar los 5.60mt. Comenzaban a alejarse los fantasmas…
En mayo fue bronce en una de las fechas de Diamond League, en Doha. Un torneo al que solo se accede por invitación, allí saltó 5,60mt. Unas semanas después, en Lima sería el Campeonato Sudamericano, mas buenas noticias, porque Germán logró ser campeón y se clasificó a Río 2016. Esperando sacarse la espina de los tres nulos que hizo en Beijing.

El broche de oro, hasta este momento lo vivió este martes 21 de julio, en una reñida competencia con el local Shawnacy Barber. Comenzó con nervios, ya que en la primer altura tuvo dos intentos nulos y luego en el tercer y ultimo salto, logró pasar los 5,20. A pesar de los antecedentes de Barber (5,90mt), Germán le dio batalla hasta el final y además consiguió elevar el récord argentino a 5,75mt.

Los grandes atletas, saben recuperarse de las adversidades y encuentran en los obstáculos la fortaleza necesaria para sacar al guerrero interior. Eso es Germán Chiaraviglio…

Foto: Prensa COA

Compartir..