Las bases del trail running: las cosas por su nombre

Ascenso al Cerro Catedral, TNF Ultra Challenge, Noviembre 2014 | Foto: Rodrigo Lizama.

El auge de las carreras fuera de la calle y la pista es una realidad. Y no sólo en la Argentina, sino también en la mayoría de los países de Sudamérica y hasta en grandes potencias, referentes de la actividad, como Estados Unidos, España, Italia y Francia. El running en general crece a pasos agigantados y, si bien el trail running lo hace a una escala mucho menor, en los últimos 5 años lo ha hecho de manera increíble.

Ahora, yendo al grano, inicio esta columna en este espacio desde la mismísima base. Cada vez tenemos más propuestas al año de carreras fuera de la calle, clara muestra de cómo ha crecido el mercado en nuestro país. Todo muy bien, es excelente que el deporte crezca. Pero, ¿qué son estas carreras? ¿cómo se llama este deporte? Bueno, las cosas por su nombre.

Hay un concepto que hemos adoptado hace ya muchos años, no sabría precisar en qué momento. Le hemos puesto a cualquier cosa que toca un poco de barro y agua “Carrera de Aventura”. Y por más heroico y marketinero que suene, estas competencias de las que participamos están a años luz de las verdaderas Carreras de Aventura (más adelante las explico bien). Lo más cercano a nuestro deporte, o la manera más correcta de llamarlo, es trail running. En inglés, sí; la traducción directa sería “correr por senderos” y es largo. Y aburrido. Además, si somos runners y practicamos running, bien podemos practicar trail running. Ahora, ¿por qué no carreras por montaña? Simple, porque no todas las carreras en nuestro país son por montaña, pero sí entran dentro de la categoría trail running. Si se hace un 21k en Pilar cumpliendo con las condiciones de no pisar la calle en absoluto, estamos ante una bellísima carrera de trail sin un metro de desnivel; pero lo es.

Ahora, si nos vamos a Villa la Angostura, Bariloche, Mendoza o Salta, vamos a tener una carrera de trail también pero, en este caso, con mucho desnivel. El desnivel es algo que suele resultar confuso. Esto se debe a que las organizaciones a veces optan por denominar a sus variantes de una manera inapropiada y, por cierto, es mucho más sencillo de lo que parece. He visto frases de la talla de: “Desnivel positivo en ascenso de subida acumulado” o algunas por el estilo. En rigor de verdad, todo lo que subimos se agrupa en “Desnivel Positivo” (D+), todo lo que bajamos en “Desnivel Negativo” (D-) y la suma de estas dos da el “Desnivel Acumulado”.  Esto no tiene nada que ver con la altitud, que serían los metros sobre el nivel del mar (MSNM) a los que nos encontramos. Para ser más específico, vamos con un ejemplo: el K42 de Villa la Angostura tiene 2029 mts de D+, 2029 mts de D- y un Desnivel Acumulado 4058 mts, llegando a una altura máxima de 1774 MSNM, en la cumbre del Cerro Bayo.

Foto 02
Stuart Lynch y Jacky Boisset del Team Thule en el Campeonato del Mundo de Carreras de Aventura 2013. Implica un poco más que correr ¿no? Foto: Martin Papalia-

¿Ya se aburrieron? No la voy a estirar mucho más, me falta explicar las “Carreras de Aventura”. Las verdaderas Carreras de Aventura, o Raids, o Carreras de Expedición, son carreras multidisciplina que involucran otros factores además de correr. La base es la orientación al estilo de la vieja escuela, con mapa y brújula, lo que las hace más divertidas y particulares. Después, mountain bike, kayak, cuerdas (rapel, tirolesa, jumar, etc.), trail running y, algunas, cuentan con pruebas especiales como cabalgatas, SUP (stand-up paddle boarding), o cuestiones afines. Pueden ser competencias cortas, de 24 hs, o largas (largas en serio), de 6 o 7 días. Tienen su propia serie de carreras a nivel mundial, y un campeonato del mundo (nucleado en la ARWS -Adventure Racing World Series). Por lo general, se corren en equipos de 4 integrantes, con 3 varones y una mujer; pero las hay también en parejas. En Argentina quedan algunas todavía, como las del circuito XK Race, o la ya clásica Tierra Viva, sin dejar de lado a los legendarios Eco Challenge o Desafío de los Volcanes que ya no se hacen, pero que han marcado al mundo de los raids, sin dudas. Personalmente, no creo que me dé la nafta para correr, alguna vez, una de estas pruebas y me da un poco de vergüenza decir que corrí una “Carrera de Aventura” de 10k por unos senderitos con un poco de barro; por eso prefiero decir que me arrastro en carreras de trail. El bueno de Martín Papalia, camarógrafo y productor de películas outdoor, sigue este tipo de carreras hace ya años y tiene unos videos muy buenos (para los curiosos que quieran ver más) en su sitio PC Camp, como éste de Tierra Viva 2013:

Espero no haberlos aburrido. En la próxima columna, vamos a entrar en detalles de distancias, formatos de carreras de trail, y cómo elegir una carrera para los que recién arrancan con esta actividad. Si ya son un poco adictos a esta cuestión y quieren tener alguna noticia más respecto al mundillo del trail running, pueden visitar nuestro sitio Trail Running Argentina o seguirnos en nuestro Facebook o Twitter.

Compartir..